En busca de la dignidad


EN BUSCA DE LA DIGNIDAD

 

Hace unos días me llegó al teléfono un video viral dónde aparecía el televisivo cocinero Karlos Arguiñano hablando sobre diferentes temas de actualidad. En él se le preguntaba sobre la deriva extremista y xenófoba emprendida por los partidos de derechas del Estado español arrastrados por los nuevos extremismos ultras que les están quitando los votos. En un momento de lucidez el cocinero dijo lo siguiente: “A mí ya solo me importan las personas. Y se hacen muchas diferencias entre personas y personas porque cuando te hablan de los inmigrantes, yo digo, inmigrantes… ¿a quienes estamos viendo que cuidan a nuestros ancianos? […] Son ecuatorianos, peruanas, bolivianos, bolivianas… ¿Quiénes son los que limpian las cacas de la gente?”

Después de reproducir el vídeo solo desee que éste llegase a muchas de esas personas que están siendo arrastradas por la sarta de mentiras que sueltan a diario los partidos de derecha y extrema derecha sobre la inmigración: que si vienen sólo a robar, que no se integran, que nos quitan el trabajo… Un discurso dónde el rigor brilla por su ausencia y formado íntegramente por mentiras que, desgraciadamente, y con la ayuda de los medios de comunicación, acaba asentándose en las mentes de muchas personas.

Éste discurso racista, clasista y lleno de odio no es nuevo. Es tan viejo como el capitalismo que le da mucho a unos pocos, y muy poco a muchos. Un racismo que ya tuvieron que sufrir muchos de nuestros abuelos y abuelas que tuvieron que venir a Catalunya en busca de un futuro mejor, o que en la actualidad tienen que sufrir muchos de nuestros jóvenes que han emprendido un viaje a otros puntos de Europa en busca de un trabajo digno (o simplemente un trabajo). Y es que siempre se reproducen los mismos esquemas: el Sistema y sus mamporreros siembran un discurso lleno de odio y mentiras contra el diferente con el único objetivo de que el vecino o vecina de clase trabajadora vea al inmigrante como el culpable (único culpable) de todos los males que le persiguen en su día a día. Ésta es la gran victoria del discurso de PP, Ciudadanos i Voxmito… hacer creer a muchos trabajadores que éstos tienen más cosas en común con los señoritos capitalistas, neoliberales y de extrema derecha representados por estos partidos que con todas esas personas, familias, que vienen a nuestras ciudades con el único objetivo de alcanzar un futuro dónde puedan vivir dignamente.

El PP, Ciudadanos y VOX también vomitan éste discurso lleno de odio contra todas éstas personas que estamos humillando a las puertas de Europa. Me refiero al drama de las personas refugiadas que huyen de la guerra y que abandonamos a su suerte en medio del Mar Mediterráneo, o que hacinamos en Estados del sur de Europa como Serbia o Grecia. ¿Qué harías tú si una guerra amenazase con la muerte día tras día a tu familia?

Des de hace más de dos años, un grupo de jóvenes de Santa Coloma creamos la entidad Brigada Stanbrook con el único objetivo de mejorar la calidad de vida de miles de personas refugiadas que malviven en Atenas (Grecia), especialmente niños y niñas. A raíz de la creación de dicha brigada, y de diferentes estancias que hemos realizado en Atenas para conocer la realidad de estas personas refugiadas, he podido comprobar que la esencia de los motivos que empujan a las personas que huyen de la guerra en Siria a intentar llegar a Europa no dista mucho de los motivos que empujaron a mis abuelos a abandonar Andalucía. Salvando las distancias (unos huyen de la guerra y las bombas y otros huían de la hambruna), todos ellos buscan y buscaban una única cosa para sus familias: una vida digna.

Para acabar, me gustaría denunciar públicamente la actitud del gobierno del PSOE encabezado por Pedro Sánchez que mantiene bloqueados en los puertos de Barcelona y Pasaia (Guipúzcoa) los buques de salvamento marítimo Open Arms y ‘Aita Mari’. ¿Quién va a responder por todos los muertos en el Mar Mediterráneo que estos dos barcos humanitarios no han podido salvar mientras ustedes los mantienen bloqueados y secuestrados? El tiempo son vidas.


Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *